lunes, 24 de marzo de 2014

¿Dónde están nuestras esperanzas?

DSC_0541 DSC_0554 DSC_0551 DSC_0531 DSC_0528

Ayer daban malo e hizo sol, para nuestra suerte.
La costa asturiana es una joya, no digo más.
Una a veces tiene miedo, cree ver monstruos en todos los lados. Mirarlos de frente suele darme resultado, mirarlos y remirarlos hasta que se vuelven absurdos, dejar que se hagan gigantescos y de tan enormes se vuelven ridículos.
Y luego está el amor que es la raíz de nuestras esperanzas. 

"el hombre contemporáneo, ya no sufre de ataques virales procedentes del exterior; se corroe a sí mismo entregado a la búsqueda del éxito. Un recorrido narcisista hacia la nada que lo agota y lo aboca a la depresión. Es la consecuencia insana de rechazar la existencia del otro, de no asumir que el otro es la raíz de todas nuestras esperanzas. Más aún, solo el otro da pie al eros y es precisamente el eros el que genera el conocimiento."

“La depresión es una enfermedad narcisista. El narcisismo te hace perder la distancia hacia el otro y ese narcisismo lleva a la depresión, comporta la pérdida del sentido del eros. Dejamos de percibir la mirada del otro."
" La interiorización del mal es consecuencia del sistema neoliberal que ha logrado algo muy importante: ya no necesita ejercer la represión porque esta ha sido interiorizada."
“el esclavo de hoy es el que ha optado por el sometimiento”. 
" En la antigüedad, lo importante era el ser, pero el capitalismo impuso el tener. En la actual sociedad del espectáculo, sin embargo, domina la importancia del parecer, de la apariencia. Así lo resume Han: “Hoy el ser ya no tiene importancia alguna. Lo único que da valor al ser es el aparecer, el exhibirse. Ser ya no es importante si no eres capaz de exhibir lo que eres o lo que tienes. Ahí está el ejemplo de Facebook, para capturar la atención, para que se te reconozca un valor tienes que exhibirte, colocarte en un escaparate”. Y el mundo de la apariencia se nutre de las aportaciones de los medios de comunicación. Pero hay una gran diferencia entre el saber, que exige reflexión y hondura, y el conocer, que no aporta verdadero saber. “La acumulación de la información no es capaz de generar la verdad. Cuanta más información nos llega, más intrincado nos parece el mundo”.

Todo esto lo dice Byung-Chul Han aquí. Gran articulo para empezar la semana, al menos para mi. 


Banda Sonora:

3 comentarios:

  1. No había leído el artículo. Gracias por compartir. Me gusta lo que dice del eros, el otro. Y sobre el ser y el aparentar. Y sobre el saber y el conocer. Reflexión y hondura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, a mi me encantó :)

      Eliminar
  2. También me ha gustado. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar