viernes, 17 de febrero de 2017

#3.15 Tránsito





Nacemos y morimos y entre medias hay un tránsito, un proceso, un viaje. 
En ese viaje vivimos aventuras, fracasos, aprendemos, nos hacemos más viejos...todo para quizá aprender a amar. 
Lo más difícil de ese tránsito es aprender a amar. 

Banda Sonora:



martes, 31 de enero de 2017

#2.15 (Promoción del silencio)






Hablar del silencio es una contradicción en si misma. 
A veces, casi siempre, tengo la cabeza llena de ruido y el ruido me acaba agotando. En muchas ocasiones no se cómo apagar el interruptor.
Caminar, atender, fotografiar, mirar sin expectativas, todo eso apacigua el ruido, la mente para y llega la calma.


miércoles, 11 de enero de 2017

domingo, 8 de mayo de 2016

El barco





Fui con mis sueños y mis fantasías de novelas de barcos y aventuras. La fantasía es fantasía y potencia la evasión, en mi aventura no hubo nada de eso, no encontré modo de evadirme, bueno si, en un rato que me mareé y para transitar el mareo decidí fundirme con él y me dejé mecer por el mar en una profunda duermevela.

Me vine con la certeza del poder de la confianza. Confiar hace que todo fluya y las cosas ocurren y el barco zarpa y navega. Confiar en mi y en el otro, en que cada uno va a hacer su trabajo y se va a entregar a la tarea de aprender como se conduce una nave por el océano, que casi es lo mismo que conducirse una por la vida. Que a eso fui, a ver algo más de cómo dirijo mi nave. Y algo hicimos bien porque el velero navegó, salió de puerto y entró. Confiar en el no saber, en el otro, en el cansancio, en la confrontación, en la pasión, en la euforia, en el reencuentro, en el apoyo mutuo.

Y aquí estoy, cansada aún, descansando del movimiento que atrapó a cada célula de mi cuerpo en ese vaivén del Atántico.

Banda Sonora: 





martes, 19 de abril de 2016

Libertad y tradición





Libertad y tradición.
Claveles, sardinas, gaviotas, cuervos, bacalao, fados...
Libertad a raudales. Tradición la justa, la aprovechable. 

Banda Sonora:

lunes, 11 de abril de 2016

La bendita siesta




Cerrar los ojos, soñar, dejar que el cuerpo y el alma a través del sueño ordenen lo vivido, lo pongan en su lugar. 
Buscar un rato al sol o a la sombra, en soledad o compartiendo un silencio y descansar. Y parar este sin fin de pensamientos agotadores y que muchas veces no sirven para nada, para dar vueltas a algo que es y que poco podemos hacer para que sea de otro modo.
La siesta, la bendita siesta que cuándo se necesita y una se la puede regalar es gloria. Hoy fue un día de bendita siesta. 

Banda Sonora: