jueves, 12 de mayo de 2011

Croquetas de espinacas

                                          Recogiendo espinacas
                                          Croquetas de espinacas

La espinaca es uno de mis productos estrella de la huerta. Por un lado porque me encantan y por otro porque creo que es una suerte tenerlas ecológicas, ya que las espinacas según un informe de 2008 de la Autoridad Europea de Salud Alimentaria son una de las verduras que más excede el Límite Máximo de Residuos, es decir, que  llegan al supermercado llenas de pesticidas (Diagonal, nº148).

Para las croquetas se necesita: espinacas, cebollas, aceite de oliva, leche de vaca o de soja, harina, mantequilla, pan rallado, huevos y sal.
Pico una cebolla finamente y la pongo a pochar con un poco de aceite de oliva en una sartén.
Lavo las espinacas y las pico finamente.
Cuando la  cebolla está dorada añado las espinacas crudas, sal y remuevo.
Añado unas 3 cucharadas de harina, remuevo y le voy añadiendo la leche. Enseguida empezará a engordar, le echo una nuez de mantequilla, y ale, a cocer bien la mezcla. Cuando creamos que está, para mí está cuando esa especie de bechamel se despega de las paredes del recipiente en el que la estoy cociendo, así me lo enseñó mi abuela y me va bien, la vertimos en un recipiente plano y dejamos que enfríe.
Un vez frío vamos cogiendo porciones y las envolvemos en una capa de pan rallado, otra de huevo batido y otra de pan rallado.
Cuando queramos comerlas las freimos en abundante aceite bien caliente.
Yo cuando me pongo a hacer croquetas hago bastantes y congelo unas cuantas. Llevan tiempo pero quedan deliciosas.

3 comentarios:

  1. y si voy a verte ¿me las haces?

    ResponderEliminar
  2. Croquetas, sushi, ensalada de flores...lo que haga falta!!!

    ResponderEliminar
  3. UFFFFF, qué ricas, me comía ahora una tapina de buena gana!

    ResponderEliminar